Déjenos su número
de teléfono, nosotros
lo llamaremos

Quínoa: un superalimento que puede estar presente en todas tus ensaladas

Noviembre 30, 2018

Comentarios 0

El consumo de quínoa, se ha incrementado en América Latina debido a su alto potencial nutritivo. Incluso, se ha convertido en una fuerte alternativa al reemplazar el trigo y la proteína animal. Te contamos más sobre este robusto superalimento.

Quinoa

Según el Dr, José Hernandez del Instituto Nacional de Endocrinología de la Habana

“Este seudocereal contiene 20 aminoácidos (incluyendo los 10 esenciales), y cuenta con 40% más de lisina que la leche misma” refiriéndose a la quínoa.

 Lo anterior significa que la quínoa es capaz de proveer proteína de alta calidad al organismo. Esto la convierte en uno, si no el más completo, de los cereales y seudocereales (esto es, no gramíneas).

Asimismo, Hernández asegura que puede reemplazar proteínas robustas como la carne de res y los huevos. Además, presenta un bajo nivel de grasa, en comparación con otros cereales, y no contiene colesterol

A continuación, te compartimos dos increíbles recetas, donde la quínoa es la protagonista. En grano, en harina, en hojuelas o en pipocas, se ha convertido en un superalimento que no puede faltar.

Ensalada de la granja con quínoa

Para 4 personas

  1. Calienta una sartén y tuesta 1/2 taza de pistachos por aproximadamente 8 minutos.
  2. En una olla con agua hirviendo con sal, agrega 1/2 taza de arvejas, 1/2 de habichuelas y 1/2 de brócoli. Deja cocinar durante 2 minutos, hasta que estén crocantes.
  3. Retira las verduras y sumérgelas en un tazón con agua fría y hielo para detener su cocción.
  4. Escurre y seca las verduras, y córtalas en piezas medianas.
  5. Para el aderezo, pon en la licuadora 1 taza de hierbas (perejil, albahaca, eneldo y salvia). Agrega parte de los pistachos (reserva un poco para el final). Añade 1/2 taza de aceite de oliva, 2 cucharaditas de vinagre, 2 cucharaditas de mostaza, sal y pimienta al gusto.
  6. Licua y, de ser necesario, añade un poco de agua, hasta que la mezcla adquiera una consistencia cremosa.
  7. Tuesta 1 taza de quínoa durante un par de minutos para acentuar su sabor.
  8. Enjuágala bajo el chorro del agua, escúrrela y ponla en una olla.
  9. Vierte dos tazas de agua –también puedes usar caldo de verduras– y 1/2 cucharadita de sal. Lleva a ebullición; tapa, reduce el fuego y cocina a fuego lento, entre 15 y 20 minutos.
  10. En un tazón grande, mezcla con cuidado las verduras con la quínoa cocinada y los pistachos. Baña con el aderezo que preparaste, sazona con sal y pimienta y decora con crutones.

 

Ensalada mexicana de pollo apanado con quínoa

Para 4 personas

  1. Corta 4 pechugas de pollo en fajitas y pásalas por una mezcla de harina de quínoa y chile en polvo. Bate 1 huevo y sumerge las fajitas. Luego, pásalas por una capa de quínoa y cúbrelas bien.
  2. Precalienta el horno a 180ºC. Unta con aceite de oliva una refractaria y coloca las fajitas. Hornea entre 35 y 40 minutos, hasta que la quínoa se dore y se vea crujiente. Retira y deja reposar.
  3. Para la ensalada, corta en cubos 2 tomates maduros, 2 cebollas cabezonas y 2 aguacates. Traspásalos a un tazón junto con 1 lata de maíz tierno.
  4. Para el aderezo, mezcla aceite de oliva con jugo de limón, chile en polvo y sal, y baña la ensalada.
  5. Pon las fajitas de pollo apanadas con quínoa sobre la ensalada y decora con totopos.

¡Manos a la obra! deleita tu paladar con estas recetas y alimenta tu cuerpo con quínoa, este poderoso y robusto alimento.

Compartir artículo

OTRAS PUBLICACIONES