Inteligencia artificial: revolución a la hora de manejar

Enero 25, 2018

Comentarios 0

 

La revolución de la inteligencia artificial tiene un impacto central en la forma de manejar. Ya es un hecho que estamos a las puertas de la conducción autónoma, pero ahora nos preguntamos: ¿Cuáles son los próximos pasos en materia de inteligencia artificial?

Fuente: www.cosasdecoches.com

¿Qué cambiará en la forma de manejar?

Si hablamos de seguridad, la inteligencia artificial garantizará una conducción autónoma, posibilitando anticiparse a todo tipo de riesgos. El sistema operado por ordenadores permite diferenciar toda clase de objetos, gracias a cámaras y sensores. ¡Imagínese poder diferenciar entre un ciclista y un peatón, o incluso la distancia del carril! 

La idea es que estos coches poseen una tecnología láser en el techo, proveyendo una visión de 360 grados, que identifica todo lo que lo rodea. Además, cuenta con un sistema de luces que mide la distancia respecto a otros vehículos, peatones y hasta el momento preciso para detenerse frente a un semáforo. Otro sistema de luminarias demuestra qué superficie puede circularse y cuál está prohibida.

Por otra parte, los ordenadores en los carros consiguen aprender de experiencias previas. Van acumulando datos y los utilizan en situaciones similares. De esta forma, advierten al conductor frente a riesgos o accidentes. ¿No le parece maravilloso?

Claves del coche autónomo en la forma de manejar

Entre otros avances, que garantizan confort al conductor, la inteligencia artificial permitirá que los coches aprendan las rutas más usadas para manejar sin complicaciones. Hasta sabrá las emisoras que más nos gustan y la temperatura deseada dentro del vehículo.

Con esta información, el coche puede adaptarse a distintas circunstancias, otorgando confort y dando la posibilidad de cambiar el modo de conducción frente a diferentes escenarios, al mismo tiempo que nos informa sobre atascos, excesos de tránsito o incidentes fuera de lo habitual, ahorrándonos demoras considerables.

Curiosidades de la inteligencia artificial que te ayudan a manejar

Hace casi una década, Steve Jobs quiso ser pionero. Encerrado en su despacho diseñó el iBeetle, con la idea de crear una versión de escarabajo nunca vista.

Buscaba conectar el iPhone con el guardabarros del vehículo, de forma que al manejar el móvil fuera mostrando mapas, poniendo música y respondiendo mensajes.

Esta tecnología puede parecer anticuada hoy en día, pero a comienzos de los 2000 era toda una innovación.

¿Qué tendrán los coches inteligentes para ayudar a la hora de manejar?

El desarrollo de nuevas tecnologías, a través de sensores, permite capturar información durante la conducción. De hecho, la NASA ha venido desarrollando un sistema denominado ojo humano, que consigue mayor precisión.

El ojo humano procesa todo lo que vemos por el parabrisas y consigue obtener una imagen detallada del centro del foco, pero sin dejar de lado la visión periférica.

Detalles asombrosos que te harán repensar la inteligencia artificial

Para mejorar la experiencia de manejo, la inteligencia artificial pisa fuerte. En ese sentido, el reconocimiento de imagen es la aplicación que más dividendos da al sector.

Si aún no ve la importancia de la inteligencia artificial, tan solo dos datos: para 2025, las ganancias producidas serán superiores a los 100.000 millones de dólares, y ni qué hablar de que las tres cuartas partes de los desarrolladores a nivel mundial trabajan en inteligencia artificial.

Ahora ya conoce más sobre la inteligencia artificial, a la hora de manejar, junto a los beneficios más cercanos. Entre los más salientes: reducción del número de accidentes y una conducción más eficiente. ¡No hay dudas de que ya está un paso más cerca de este mundo, y no ve la hora de que todos estos avances cobren vida!

Compartir artículo

Moto vs. carro: ¿qué se vende más y por qué?

Enero 12, 2018

Comentarios 0

 

Durante 2016, la producción del sector automotor  a nivel mundial experimentó un crecimiento del 5% con respecto a 2015, el 80% correspondió a autos de uso particular y el 20% a vehículos de uso comercial y se prevé el mantenimiento de la tendencia, estimando un incremento del 2 al 3% para 2017.

China, junto con Estados Unidos, son los países que lideran la producción de autos y vehículos a nivel mundial, acaparando cerca del 50%. Europa, con Alemania a la cabeza y luego de haber padecido una fase descendente significativa, con una importante recuperación en 2014, ocupa el segundo lugar y con una tendencia que se mantiene. Por su parte, Canadá y México conservan su trayectoria positiva, mientras que en Brasil y Argentina la producción ha disminuido.

Los autos y el futuro

La industria de auto particulares y vehículos comerciales está orientando la tecnología hacia la búsqueda de nuevos sistemas de propulsión, que signifiquen una disminución en las emisiones de gases con efecto invernadero, específicamente CO2.

Los autos eléctricos son los que liderarán el cambio, pero los que producirán la mayor ruptura serán los vehículos sin conductor, aprovechando la conectividad y digitalización, que implica un servicio personalizado generado a través de los datos provistos tanto por el vehículo como por el usuario.

No obstante, aunque estos sistemas que funcionan mediante energías alternativas tendrán una importancia cada vez mayor, los tradicionales vehículos con motores de combustión seguirán representando una proporción significativa del mercado.

Las motos, ¿cada vez más interesantes?

El crecimiento que está experimentando el mercado mundial de partes de motocicletas, que se estima en un 7,5% para 2017, está reflejando que las ventas globales de componentes son producto de la cada vez mayor producción de motos y la marcada expansión del parque de motocicletas en los países en desarrollo.

Al igual que con los autos, China es el mayor fabricante mundial de motos y, junto con otros países de Asia, los que ostentan también la mayor cantidad de motos en circulación, situación que se estima no se modificará.

La producción mundial de motos viene registrando un aumento gradual desde los comienzos de este nuevo siglo, especialmente en los países en donde el impacto de la industria sobre la generación de empleo de calidad y bien remunerados es muy importante y también en donde la demanda se ve impulsada por asistencia crediticia y por una presión publicitaria muy fuerte con base en el precio.

¿Auto o moto?

Frente a esta opción, antes de decidir corresponde hacerse una serie de preguntas, ¿Qué uso le voy a dar?, ¿Dónde la voy a usar? ¿De cuánto dinero dispongo? ¿Cuántas personas componen mi grupo familiar? ¿Realmente, es necesario? ¿Qué tan fácil es encontrar los repuestos? Luego de responder estas preguntas se deben evaluar las ventajas y desventajas que existen entre estas dos opciones de movilidad.

El valor de una moto es mucho menor que el de un automóvil promedio, y aunque existen marcas y modelos de motos cuyo valor equipara o supera al de un auto, no es el caso al que nos estamos refiriendo, sino al de un uso más generalizado.

El consumo de combustible es menor en una moto que un auto, no obstante, sin son varias las personas que viajan en un auto, el consumo se optimiza y resulta menor ya que se reparte entre todos los ocupantes.

En cuanto a comodidad y espacio, sin lugar a dudas el auto tiene ventajas con respecto a la moto ya que no se verá afectado por mal tiempo, lluvia o frío, además de que los pasajeros van sentados, pueden dormir o realizar otra actividad.

Con la moto solo se puede llevar una sola persona y la capacidad para acarrear cosas es limitada porque dispone de almacenamiento también limitado.

Cuando comparamos tiempo de viaje, la moto le gana al auto  ya que puede moverse en espacios reducidos y ganar mucho en movilidad. El ahorro de tiempo puede llegar hasta un 60% y se evitan problemas de estrés; pero, en cuestiones de seguridad, el riesgo es infinitamente mayor en una moto que en un auto.

Compartir artículo

Autopartes, un doble filo para la industria automotriz

Enero 11, 2018

Comentarios 0

La compra y venta de autopartes representa un importante volumen de la economía mundial y genera impactos importantes en la industria automotriz. Sin embargo, debido a diferentes causas puede llegar a afectar de manera considerable a los ciudadanos y sus finanzas. ¿Las razones? Las explicamos a continuación.

El mercado automotriz

La venta de autos se ha disparado en todo el mundo en los últimos años, en parte gracias a la caída en los precios del petróleo y el rápido crecimiento de la industria automotriz china, que llegó a competir con precios bajos.

Este acelerado desarrollo trajo consigo la consolidación de una robusta industria autopartista que como consecuencia de la alta competencia, se dedicó a producir piezas para autos de baja calidad o que no cumplen con los estándares mínimos requeridos.

No todas las empresas de autopartes incurren en esta situación. Las empresas más antiguas, sobre todo, tienen vínculos muy cercanos con las compañías fabricantes de automóviles y en ocasiones trabajan de la mano.

No obstante, en los últimos años y debido a la alta demanda de autopartes, ha crecido una industria oscura dedicada a la piratería y la comercialización de autopartes robadas, que ha generado una grave crisis para la industria automotriz, sus trabajadores y sus clientes.

¿Cómo afecta esto a los clientes de la industria automotriz?

La adquisición de piezas adulteradas, de segunda mano o robadas, puede generar daños muy graves en los vehículos, pues se está confiando el desempeño del auto en autopartes que no cumplen con las especificaciones necesarias o que ya cerraron su ciclo de vida útil.

En el mercado irregular de autopartes es común encontrar piezas que son fabricadas por empresas diferentes a la casa matriz del vehículo y cuyo diseño no es 100% acorde con el modelo del auto. La diferencia de un par de milímetros en la alineación de los amortiguadores puede generar deformaciones al eje en el largo plazo.

¿Cómo identificar piezas piratas, de segunda mano o robadas?

  • Si no viene empacada adecuadamente dentro de su respectiva caja o bolsa y es evidente su manipulación, hay que evitar esa compra.
  • Si las cajas o sellos vienen deteriorados, descoloridos o los logotipos están ubicados en una zona diferente a la habitual, hay que desconfiar.
  • No se pueden comprar piezas que hacen alusión a marcas de autos que no existen o mutaciones de nombres de marcas reputadas.
  • Las abolladuras, cortes, rayones o evidencias de maltrato son otro indicador para tener en cuenta.
  • Es necesario observar con detalle y de cerca la autoparte. ¿Presenta rastros de grasa, óxido o moho? Con seguridad no es una buena opción comprarla.

¿Qué daños se pueden generar en el auto por el uso de este tipo de piezas?

Buscar ahorros al comprar autopartes de otras marcas, resulta muy riesgoso, es posible que los arreglos que deban hacerse al vehículo superen con creces la diferencia entre comprar la pieza original y adquirir la versión económica.

  • Los rines, amortiguadores, y llantas adulteradas, de segunda o que no correspondan al fabricante original, pueden causar daños importantes al eje del vehículo. Una reparación de este tipo, es muy, muy costosa.
  • Adquirir pastillas para frenos que no cumplen con los requerimientos exigidos por la marca del auto, puede derivar en daños en todo el sistema, que rápidamente se traducen en mayor tiempo de frenada, menos control del auto, y por ende, mayores posibilidades de un accidente.
  • Las autopartes menores también son importantes. Invertir en limpiaparabrisas de bajo costo puede generar rayones en el cristal y crear obstáculos para ver con claridad el camino.

Recomendaciones para reemplazar adecuadamente las autopartes

  • Compre únicamente las piezas del fabricante y con los distribuidores autorizados por este.
  • Hay que comprar siempre las referencias específicas con el modelo del auto y número de serie si existe. Confiar ciegamente en que la autoparte de un carro sirve perfectamente para otro, es una trampa.
  • Antes de salir del establecimiento, verifique que el producto está bien empacado, cuenta con los sellos de autenticidad y está en buen estado.

Compartir artículo

Alcohol en la sangre, peligro al volante

Enero 11, 2018

Comentarios 0

El alcohol y el volante no se mezclan. Prueba de ello son los millones de accidentes vehiculares causados por quienes manejan después de haber ingerido bebidas alcohólicas.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que 15% de las muertes anuales en todo el mundo son producto de accidentes de tránsito relacionados con el abuso del alcohol.

Lo cierto es que no se necesita beber en exceso, basta con una cerveza o una copa de vino para afectar las habilidades motoras y capacidad de respuesta ante un imprevisto.

¿Cómo afecta el alcohol?

Fuente: www.grupoeupsike.wordpress.com

En general, el consumo de bebidas alcohólicas provoca fatiga y afecta varias habilidades indispensables a la hora de ponerse al volante:

  • Falta de concentración
  • Problemas de visión (dificultad para enfocar y alternaciones en la visión periférica)
  • Hipersensibilidad a la luz
  • Retraso en el procesamiento de información visual y auditiva
  • Alteraciones en el equilibrio
  • Pérdida de precisión en los movimientos
  • Pérdida de memoria
  • Lentitud de razonamiento
  • Pérdida de capacidad de reacción
  • Temblores
  • Incapacidad de hacer dos o más tareas a la vez

Estos efectos pueden variar en función de la cantidad de alcohol que se ingiera, así como del género y peso de la persona, la velocidad con que bebe y si ha comido o no.

Por si fuera poco, las bebidas alcohólicas también provocan euforia, excitación y desinhibición, por lo que pueden adquirirse conductas impulsivas.

Niveles de alcohol en la sangre

Los efectos del alcohol en el cuerpo varían en función de los niveles de alcoholemia (cantidad de alcohol en la sangre o en el aire aspirado). Los más frecuentes son:

  • 10 miligramos de alcohol/litro de sangre o aire. Se presenta relajación muscular y elevación de la temperatura corporal; además de que se pierde el control de los músculos oculares y la habilidad de realizar dos o más tareas a la vez.
  • 25 miligramos de alcohol/litro de sangre o aire. Hay una leve alteración del juicio y el sentido del humor. Al conducir, hay menor coordinación motora y una pérdida de velocidad de reacción.
  • 40 miligramos de alcohol/litro de sangre o aire. Se suma la pérdida de concentración y memoria a corto plazo.
  • 50 miligramos de alcohol/litro de sangre o aire. Hay una pérdida total de la coordinación motriz, así como de la velocidad de reacción para frenar y razonar la información visual y auditiva
  • 75 miligramos de alcohol/litro de sangre o aire. Ya hay una pérdida de equilibrio y orientación. Al conducir es imposible mantenerse en un solo carril y controlar el vehículo.

Vale la pena mencionar que la Ley establece niveles máximos de alcoholemia al conducir, por lo que superarlos también puede ocasionar problemas legales.

¡Es mejor prevenir!

Dado que siempre es mejor prevenir que lamentar, al ingerir bebidas alcohólicas deben tomarse las siguientes medidas de prevención:

  • No beber si se va a conducir.
  • Al salir con amigos, debe asignarse a un conductor. Él o ella se comprometerá a no ingerir alcohol y se asegurará de que todos regresen sanos a casa.
  • Nunca debe tomar con el estómago vacío. Es importante ingerir alimentos antes y durante el consumo de alcohol.
  • Consumir agua y otra bebida sin alcohol entre cada copa.
  • Jamás deben mezclarse bebidas fermentadas con destiladas.
  • Beber lentamente, dejando pasar el mayor tiempo posible entre cada copa.

Dado que el estado anímico también influye en la velocidad con la que se absorbe el alcohol, se recomienda no consumirlo cuando se está deprimido o cansado.

Recuerde que al ponerse al volante es responsable de la seguridad de sus acompañantes, otros automovilistas y peatones.

 

Compartir artículo