Test Drive
Eco Test Drive

Déjenos su número
de teléfono, nosotros
lo llamaremos

¿Problemas de rodilla? Aprenda que deportes le pueden ayudar

Noviembre 23, 2017

Comentarios 0

 

El dolor de rodilla y la sensación de inestabilidad al caminar son un motivo de consulta frecuente, a diario esta articulación junto con los ligamentos, cartílagos y huesos que la componen debe soportar el peso de nuestro cuerpo, ayudar en movimientos de flexión y extensión, y recibir gran cantidad de cargas, presiones y tracciones.

Por tal razón en esta oportunidad hablaremos acerca de los cuidados que se deben tener al realizar actividad física y los deportes que pueden ser benéficos para fortalecer esta articulación.

¿Qué debe tener en cuenta cuando va a realizar actividad física?

Además de tener ropa cómoda y un calzado deportivo que permita un soporte adecuado de la articulación del tobillo, es de vital importancia que la musculatura del miembro inferior en conjunto esté en forma y bien desarrollada para que sustente la rodilla sin sobrecargarla, así como mantener un peso adecuado.

– Lo primero es solicitar la supervisión de un profesional y la autorización del médico, estos evaluarán que actividades puede realizar sin empeorar la lesión.

– Antes de practicar un deporte se debe planificar una rutina en la que se incluyan ejercicios de calentamiento, estiramiento y pausas, para evitar que la articulación se sobrecargue y mejorar la flexibilidad de la articulación.

– Enfóquese en fortalecer los cuádriceps y la musculatura de la parte inferior del muslo, estos músculos ayudan a absorber el impacto cuando se camina o se bajan escaleras, lo que favorecerá que sienta menos dolor.

– La rutina debe tener una duración de 15 a 20 minutos como máximo al inicio, con una frecuencia de tres veces por semana.

– Tómese un día de descanso si siente molestias, rigidez o cansancio horas después de finalizada la actividad física.

 

¿Qué deportes pueden realizar las personas que presentan problemas de rodilla?

– Natación y ejercicios acuáticos: el agua ayuda a sostener el peso del cuerpo permitiendo que se disminuya el impacto de los movimientos en las articulaciones, es ideal cuando se desea mejorar la elasticidad y resistencia, al permitir que salte, voltee o gire sin generar dolor. Esta actividad esta especialmente indicada en las personas que padecen artritis, osteoartrosis y fibromialgia.

– Elíptica: con esta actividad puede obtener los mismos beneficios de correr con la ventaja de que no existe impacto en las rodillas al mantener en todo momento los pies sobre los pedales, con esta máquina puede variar la velocidad e inclinación, permitiendo que desarrolle mayor resistencia cardiovascular y una mayor fuerza en las piernas. Para iniciar se aconseja una rutina de 15 a 20 minutos.

– Ciclismo: es un deporte de bajo impacto, el movimiento repetitivo al pedalear ayuda a fortalecer los músculos y tendones que soportan a la articulación, al inicio debe realizarse con baja intensidad, tres a cuatro veces a la semana, al menos 30 minutos al día, debe acompañarse de otros deportes que ayuden a fortalecer la alineación de la extremidad y  la musculatura de la pierna.

– Salir a caminar: es una actividad de bajo impacto, está indicada para las personas que padecen artrosis, se debe realizar en superficies planas o lisas, a ritmo moderado, idealmente 30 minutos al día, según la tolerancia, puede repartirse en varias sesiones.

 – Yoga: esta práctica permite reforzar los músculos que soportan a la rodilla, crear espacio y disminuir la presión excesiva en la articulación, ayudando además a mejorar la circulación, oxigenación y movilidad de la rodilla, si escoge está opción es necesaria la asesoría de un experto, ya que existen posturas que podrían resultar nocivas.

– Pilates: este método es útil en el tratamiento del dolor y la rehabilitación posterior a una cirugía de rodilla al mejorar la movilidad mediante estiramientos y movilizaciones activas y pasivas, al fortalecer la musculatura y corregir la alineación de la pierna para evitar patrones de movimiento que empeoren el problema, para su práctica es necesaria la supervisión de un experto.

Compartir artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

OTRAS PUBLICACIONES