Test Drive
Eco Test Drive

Déjenos su número
de teléfono, nosotros
lo llamaremos

10 hábitos que le restan valor a tu auto

Junio 20, 2017

Comentarios 0

Bogotá, Junio de 2017

Pasar por alto el kilometraje hasta no limpiar a tiempo el excremento de las aves son solo algunos de los hábitos que puedes estar haciendo para restarle vida, y valor, a tu auto.

Te contamos estos 10 hábitos comunes con los que podrías estar dañando tu vehículo:

1. El agua da vida, pero no todo el tiempo

En muchas oportunidades, por emergencia, colocamos agua en lugar de refrigerante a nuestro vehículo. Grave error. El agua muchas veces tiene sedimentos u otros cuerpos extraños que pueden obstruir el sistema de refrigeración del nuestro auto. Además, los minerales del agua tienden a desgastar las mangueras y otras partes de plásticos, sin contar las piezas mecánicas que se oxidan.

Utiliza siempre líquido refrigerante o agua desmineralizada.

Fuente: www.sicurauto.it

2. Es peligroso que un ave haya utilizado tu auto como baño

Puede que no lo sepas, pero las heces de las aves tienen ácidos que pueden corroer la pintura de tu vehículo. Si dejas esa suciedad sobre la carrocería, aunado con las condiciones climáticas, esa “pequeña” gracia te puede salir costosa: con el tiempo, el brillo y el color original se perderán y, en el peor de los casos, la carrocería quedará mancha para siempre.

3. Debes estar atento a las noticias

Algunos de los vehículos que compramos suelen tener “defectos de fábrica”. Las grandes compañías automotrices suelen hacer llamados en la prensa para corregir estos defectos en sus concesionarios autorizados. General Motors y Toyota son solo algunas de las compañías que han hecho estos llamados. Las consecuencias de no atender a estas noticias pueden ser graves.

4. ¡Llama al experto!

Por querer ahorrarnos algo de dinero,le confiamos nuestro auto a personas que no están por completo calificadas. Esto es catastrófico y es muy común. El taller que usualmente le hace mecánica ligera al auto, no necesariamente sabe sobre el sistema electrónico. Es común que por querer ahorrar dinero, al final, tengas que gastar muchos más.

5. No leer el manual

Luce tonto, pero leer el manual de tu auto es importante. Hay información valiosa que puede ayudar mantener a tono tu vehículo. En él está la presión exacta que el fabricante recomienda para neumáticos, el kilometraje exacto en el que se deben cambiar las bujías, el tipo de aceite que se debe usar, y otro sinfín de datos que pueden hacer que no cometas errores a la hora de cuidar tu vehículo.

6. Después de una aventura en tu auto, dale un cariño

Puede que un día decidamos ir por una aventura en el auto. Ir a la montaña o la playa. Con el auto pasamos por un pequeño río o por la orilla de la playa. Luego llegamos a la ciudad y hacemos como si nada pasó. Cuidado, el lodo que se almacenó debajo del vehículo o el salitre pueden secar la grasa de algunas de las partes de nuestro vehículo, y así deteriorarse rápidamente. Es importante que luego de estas aventuras hagamos una ducha con fórmula marina.

7. Cambiar el aceite a tiempo es una tarea necesaria

Es recomendable que cada 5.000 a 10.000 kilómetros se cambie el aceite del auto (aunque cada fabricante hace recomendaciones particulares). No llevar la cuenta de los kilómetros le puede salir costoso a tu motor, y a ti. Además, hay muchas marcas de aceites en el mercado, es bueno usar las marcas más confiables, de lo contrario estamos atentando contra el buen desempeño del motor.

8. Rota tus neumáticos

Un error muy común con el que le puedes estar haciendo daño a tu auto, y a tu bolsillo, es no rotar y tener sin control la presión de tus neumáticos. Se recomienda rotar los neumáticos cada 10.000 kilómetros. No hacerlo puede ocasionarte mal frenado, inestabilidad al manejar, y por supuesto, un neumático averiado.

9. No cubrirlo del sol

Dejar tu auto bajo un sol intenso con frecuencia no solo le hace daño a la carrocería, también a las partes plásticas internas. Si no cubres el tablero de tu auto de exposiciones frecuentes al sol, el plástico tiende a perder sus propiedades y a quebrarse fácilmente. Puedes limpiar con frecuencia el tablero, y todas las partes plásticas, con líquido abrillantador.

10. Si suena, algo anda mal

Ese tenue ruido del auto que apagas cuando le subes el volumen a la música puedes ser nocivo para la vida de tu vehículo. Es común dejar pasar esos ruidos extraños que hace el auto cuando das una curva o caes en un bache. Si el auto tiene un ruido, que usualmente no tenía, puedes estar seguro que algo anda mal.

 

Compartir artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

OTRAS PUBLICACIONES